1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://superdotados.about.com/od/schoolissues/qt/inattentive.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Niños superdotados y falta de atención

Por

Uno de los mitos más comunes acerca de los niños superdotados es que, en el aula, son alumnos entusiasmados con los ojos abiertos como platos. Son los que escuchan embelesados cada palabra que pronuncia el profesor y les encanta hacer la tarea. Aunque esto tal vez sea verdad en el caso de algunos niños superdotados, está lejos de ser la conducta habitual de estos niños. De hecho, muchos alumnos superdotados presentan una conducta opuesta: no prestan atención y rara vez hacen la tarea o, tal vez, la hacen pero no la entregan.

Motivos de la falta de atención

En la mayoría de los casos, los niños sí prestaban atención cuando comenzaron su escolaridad. Es muy probable que hayan comenzado el jardín de infantes ansiosos por aprender cosas nuevas y ampliar los conocimientos que ya tenían. Lamentablemente, lo que la mayoría de estos niños recibe en el jardín de infantes es información que ya conocen. Por ejemplo, un niño de cinco años que ya lee en tercer grado tiene que padecer las lecciones sobre la "letra de la semana".

Aunque todavía no lean o la información que se enseña en la lección sea nueva para ellos, aún así aprenden más rápido que el niño promedio: los niños promedio necesitan de nueve a doce repeticiones de un nuevo concepto para aprenderlo, y los niños inteligentes necesitan de seis a ocho repeticiones, pero los niños superdotados pueden aprender un concepto nuevo después de haberlo escuchado tan solo una o dos veces.

Dado que la mayoría de los alumnos de la clase son alumnos promedio, el aula tiende a estar orientada hacia las necesidades de aprendizaje de esos niños. Eso significa, por ejemplo, que aunque el niño superdotado no comience el jardín de infantes sabiendo leer, no es necesario que pase una semana entera con una sola letra del abecedario. Las lecciones pueden tornarse frustrantes y soporíferas.

Los niños superdotados necesitan muchísima estimulación intelectual y, si no la obtienen de los docentes, la obtendrán por sus propios medios. Si las lecciones se vuelven soporíferas y aburridas, la mente de un niño superdotado divaga hacia pensamientos más interesantes. A veces, pareciera como si estos niños estuvieran soñando despiertos. Si el aula tiene ventana, se los podrá ver mirando por la ventana como si quisieran estar afuera jugando.

Aunque tal vez eso sea verdad, también es muy probable que el niño esté mirando los pájaros y preguntándose cómo hacen para volar o, tal vez, miran caer las hojas de un árbol y se preguntan qué es lo hace que las hojas se caigan de los árboles.

Falta de atención versus realización de múltiples tareas a la vez

De modo sorprendente, los niños superdotados no dejan de seguir lo que dice el docente y, cuando el docente le llama la atención al niño superdotado que parecía no estar prestando atención, el niño puede responder la pregunta sin ningún problema. Sin embargo, también es posible que el niño haya estado tan compenetrado en sus pensamientos que está básicamente en otro mundo y ni siquiera escucha a la maestra cuando esta dice su nombre.

Para la maestra, el niño parece no tener interés en aprender pero, por lo general, lo que ocurre en verdad es lo opuesto: el niño tiene mucho interés por aprender, pero ya ha aprendido el material que se discute y, por lo tanto, no está aprendiendo nada. En consecuencia, el niño se refugia en la vida interior más rica que es tan común entre los niños superdotados.

Solución

Los niños superdotados que reciben los desafíos apropiados rara vez tienen problemas para prestar atención en clase. Lamentablemente, suele ser muy difícil convencer a un docente de que el motivo de la falta de atención del niño en clase es el resultado de un desafío deficiente en lugar de excesivo. Los docentes que no están familiarizados con el concepto de las necesidades de los niños superdotados comprenden que los niños que no son capaces de entender un concepto pueden irse a otro mundo y soñar despiertos pero, por lo general, no comprenden que los niños superdotados pueden irse a otro mundo porque SÍ entienden.

El primer paso para tratar de resolver este problema es hablar con el docente . La mayoría de los docentes desean lo mejor para sus alumnos, por lo que a veces solo bastan unas palabras acerca de las necesidades del niño. No obstante, es mejor evitar palabras como “aburrido” o “superdotado”. Cuando los padres le dicen al docente que su hijo está aburrido, el docente puede ponerse a la defensiva. Después de todo, los docentes realizan una tarea ardua para enseñarles a los niños y proporcionarles los materiales que necesitan. Los docentes pueden interpretar el comentario de que el niño está aburrido como una crítica a sus habilidades de enseñanza, aunque el padre o la madre no crea que eso sea verdad. Cuando los padres le dicen al docente que sus hijos son superdotados, los docentes pueden llegar a pensar que los padres tienen una idea sobredimensionada de las capacidades del niño.

En su lugar, los padres deben referirse a sus hijos como un ente individual y hablar acerca de las necesidades individuales del niño. Por ejemplo, pueden decirle al docente que su hijo trabaja mejor si se le plantean desafíos o que parece prestar más atención cuando el trabajo es más difícil. Si el docente parece dudar, los padres simplemente pueden pedirle que intente una nueva estrategia para ver si funciona.

El objetivo es mantener el énfasis en las necesidades individuales del niño en tanto educando e intentar construir una sociedad con el docente. En la mayoría de los casos, cuando un padre le dice a un docente que su hijo es superdotado, el énfasis puede dejar de ponerse en el niño en tanto individuo para pasar al asunto de los niños superdotados en general. Si se le dice a un docente que un niño está aburrido, el énfasis puede correrse a las habilidades de enseñanza y manejo del aula del docente.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.