1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://superdotados.about.com/od/familylife/a/american_idol.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

¿Qué pueden aprender los niños dotados de American Idol?

Por

Pocas personas clasificarían el hit de la televisión American Idol como programación educativa, pero lo es. Puede ayudarnos a enseñar a nuestros hijos superdotados algunas lecciones importantes en la vida.

Lección 1: El talento no lo es todo
Los niños superdotados a menudo piensan que porque son listos o talentosos, tendrán un camino fácil en la vida y en lo que sea que deseen. A menudo se han hecho esta idea porque no han tenido retos suficientes en la escuela. Las tareas que se les pide realizar son fáciles y pueden completarse sin esfuerzo. Pueden pasar por la escuela, sacando buenas notas mucho que los desafíe. Aprenden cosas rápida y fácilmente y a menudo creen que lo mismo pasará con todo lo que encuentren en la vida.

Ver una temporada de American Idol de principio a fin muestra que ser talentoso no lo es todo. Aunque las audiciones iniciales incluyen personas que no tienen mucho talento, también incluyen muchas otras que sí, pero que no logran triunfar en Hollywood, el siguiente nivel de la competencia. A medida que la competencia avanza por las etapas, vemos gente muy talentosa que es eliminada, tarde o temprano. Claramente, el sólo hecho de tener talento no es suficiente para estar entre los primeros diez. Sencillamente no es suficiente tener buena voz.

Aplicando esta lección a todos los niños superdotados, necesitamos ayudarlos a entender que ser un buen lector o ser bueno en matemáticas o aprender rápido y fácilmente no es garantía de éxito.

Lección 2: El esfuerzo es la clave del éxito
Cuando los niños aprenden fácilmente y son capaces de sobresalir en la escuela sin mucho esfuerzo, comienzan a creer que pueden ir por la vida haciendo poco esfuerzo y aún así alcanzar los mismos niveles de éxito. Si el trabajo que realizan requiere de poco o nulo esfuerzo, nunca aprenden el valor del esfuerzo o incluso cómo esforzarse, y sin embargo aún así el éxito será bastante elusivo.

American Idol trae esta lección a casa. Cuando tantos concursantes claramente tienen talento, ¿por qué algunos logran llegar a las etapas finales y otros no? Al ver los videos detrás de escena mientras los concursantes se preparan para el show de esa semana, ves lo duro que trabajan algunos de ellos y cómo algunos otros no lo hacen. Desde luego que no todos los concursantes que trabajan duro llegan al final, pero no verás a ninguno entre los primeros diez que no se haya esforzado por llegar ahí. Nadie puede depender solamente del talento.

Aunque American Idol es una competencia de canto, el esfuerzo es importante en cualquier intento. Las habilidades naturales pueden darles ventaja a los niños superdotados, pero sin esfuerzo, el éxito no está garantizado.

Lección 3: Escuchar las críticas y evaluar el desempeño
No es fácil para nadie escuchar las críticas, pero para algunos niños altamente dotados, puede ser incluso más difícil. Además, si un niño está acostumbrado a recibir elogios y notas altas por todo lo que hace, las críticas son difíciles de aceptar. Los niños que no reciben sino elogios pueden no saber cómo manejar las críticas y en lugar de tomar en cuenta los comentarios y evaluarlos, pueden retraerse y desconectarse.

Ver American Idol puede ayudarnos a entender el papel de las críticas y que nuestra respuesta a las críticas afecta nuestro éxito. Desde las primeras audiciones hasta las presentaciones finales de los dos últimos concursantes, podemos ver cómo la gente reacciona a las críticas y cómo influyen sus reacciones en su éxito en el programa. A algunos concursantes de las audiciones iniciales no les gustan las críticas y responden diciéndole que los jueces no saben de lo que hablan o que no pueden reconocer el talento “real”. Algunos, sin embargo, ponen atención a las críticas, regresan a re-audicionar para el siguiente año y logran pasar a la siguiente ronda.

Vemos este comportamiento a cada paso del camino de los concursantes, y aquellos que llegan al final son los que han escuchado los consejos que han recibido y han reevaluado su desempeño. No quiere decir que siempre hacen todo lo que el juez les recomienda, sino que muestran respeto por lo que éstos tienen que decir y luego deciden la mejor forma de aplicar los consejos a sus presentaciones futuras.

Lo que nuestros niños necesitan entender es que a menos que evaluemos nuestro trabajo, no podremos mejorar. Cuando recibimos críticas, incluso las más duras, la mejor respuesta es poner atención y luego analizar nuevamente lo que hicimos para recibir esas críticas. En lugar de verlo como una especie de desastre, debemos verlo como una experiencia de aprendizaje, una oportunidad de mejorar y crecer.

Lección 4: Tomar el control
Algo que no puede retener a nuestros hijos es que se rehúsen a aceptar la responsabilidad por su éxito. Es fácil para ellos culpar a otros por su falta de éxito. Los padres presionaron demasiado. Los profesores no presionaron lo suficiente. Las reglas eran injustas. Sin embargo, mientras culpen a otros no podrán tener el control de sus propias vidas.

Los concursantes exitosos de American Idol no culpan a los demás. Cuando tienen una buena actuación, reconocen su responsabilidad. No culpan su experiencia, no culpan a los jueces, y no culpan a la banda o los coristas. Cada temporada, veremos que algunos concursantes culparán al juego, pero no son ellos quienes llegan a la cima. Es difícil lograr el éxito cuando la responsabilidad por ese éxito está en las manos de otros o las manos del destino. Los concursantes que hacen un buen papel, reconocen el rol que desempeñan en su propio éxito y hacen todo lo posible por ganar ese éxito.

Lección 5: No hay que rendirse
Algunas veces los niños superdotados tienen una tendencia a rendirse cuando las cosas van mal. Debido a que muchas cosas son fáciles para los niños superdotados, no siempre reaccionan bien cuando encuentran algo que no es fácil para ellos. Por ejemplo, un niño verbalmente dotado puede sentirse estúpido porque le toma más de treinta segundos entender un problema matemático. En lugar de ponerse trabajar en el problema, se rinden.

Los concursantes exitosos de American Idol no se rinden. A menudo tienen que cantar canciones de estilos con los que no se sienten cómodos y lo hacen bien. Pero no se rinden. Hacen su mejor intento y se fortalecen incluso si no reciben calificaciones altas de los jueces.

Viendo American Idol , los niños superdotados pueden ver que el éxito es posible, pero que requiere de esfuerzo y puede no llegar rápidamente.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.